post-title Lactancia y sexualidad: ¿son compatibles?

Lactancia y sexualidad: ¿son compatibles?

Lactancia y sexualidad: ¿son compatibles?
Parenting Tips, PC Store

Muchas parejas durante la lactancia sienten un gran cambio en su vida sexual. Se sorprenden por los altibajos  en sus deseos de contacto sexual.

Para complicar más las cosas, al principio las experiencias de cada padre difieren con las madres en cuanto al contacto físico con el bebé.

La madre tiene contacto casi constante con su bebé mientras el padre observa, deseando más cercanía. Al final del día, la flamante mamá puede haber tenido tanto «contacto» que el sexo es lo último en lo que piensa.

Sin embargo, la pareja que no amamanta, puede sentir especialmente la necesidad de algún tipo de contacto físico como demostración de afecto.

Este no es siempre el caso, por supuesto. Algunas madres que amamantan (y sus parejas) experimentan menos deseo sexual durante ciertas fases de la paternidad, mientras que otras experimentan más.

Otras parejas descubren que en el período de lactancia la intimidad mejora o se sienten liberadas. De todas maneras, deben aprovechar al máximo este período en la pareja.

Cambios hormonales en la mujer durante la lactancia

Durante la lactancia materna cambian los niveles hormonales y algunas mujeres experimentan cambios a nivel sexual.
Tengamos en cuenta que la oxitocina, el estrógeno y la prolactina juegan un papel en la lactancia y en la excitación.

Los niveles bajos de estrógeno pueden producir sequedad vaginal, tirantez o sensibilidad. Muchas mujeres recurren a los lubricantes a base de agua que pueden aumentar el placer y disminuir el malestar.

La prolactina que aumenta con el fin de producir la leche, puede causar una disminución de la libido.

¿Es posible sentir placer durante la lactancia materna?

Es muy posible, y existe el caso de mujeres que han llegado al orgasmo. Algo que ha desconcertado a muchas y han tenido sentimientos de culpa.

Esto ocurre por la acción de las hormonas y no es nada anormal. En el proceso se libera oxitocina, la hormona que contrae el útero y produce el estímulo sexual.

Cambios emocionales durante la lactancia

Luego del parto la madre ha creado un vínculo intenso con el bebé. Las endorfinas segregadas durante el parto crean un lazo en el cual sólo entra la mamá y el recién nacido. En este período las madres necesitan amor, afecto y protección por parte de la pareja.

Necesitan el contacto de amor y ternura, pero no les apetece practicar el sexo. El padre muchas veces puede malinterpretar este acercamiento con demanda de sexo, y al no ser así, sentirse rechazado. Este período se convierte en una prueba de fuego para la pareja.

Según los expertos, la comunicación es crucial dentro de la pareja ya que es una época donde el bebé absorbe todo el tiempo y el cansancio está presente las 24 horas del día. Los expertos recomiendan programar encuentros con la pareja.

Recordar que las relaciones no son sólo genitales, pueden jugar con lo erótico. Probar otras maneras posibles de practicar el sexo, no sólo con la penetración.

Pero la espontaneidad desaparece, son meses muy delicados para la pareja. Fundamental de cuando en cuanto dedicar un tiempo para el otro.

¿Cómo superar el período?

No debes sentir culpa si hay un descenso del apetito sexual, debes ser consciente del proceso y hablar con la pareja. El hombre debe comprender los cambios que se producen en la mujer durante la lactancia y acompañarla en esta nueva fase de su sexualidad.

Es una buena etapa para experimentar una sexualidad diferente. Buscar nuevos momentos de intimidad para que poco a poco se puede recuperar el deseo. Para poder superar esta etapa es fundamental la comunicación.

El padre tiene que saber que aunque la pareja no sienta deseo sexual, le sigue amando y necesitando más que nunca. Necesita su protección, ternura, abrazos caricias para sentirse protegida y amada.

Él no se debe sentirse excluido, sino ayudar a la mamá, integrarse, darle cariño sin esperar sexo a cambio.
Deben recordar que esta etapa pasará y que lo más importante es mantener la comunicación, y hablar de todo lo que sienten.

Si bien las parejas pueden sentir que su vida sexual ha cambiado con el nacimiento del bebé, los estudios han demostrado que la mayoría de las parejas reanudan las relaciones sexuales aproximadamente a las siete semanas después del parto.

Deben relajarse durante este periodo no tan bueno en su vida sexual, para disfrutar de los maravillosos cambios que están viviendo. Tengan en cuenta que la sexualidad y la lactancia materna no debe ser una combinación que impida disfrutar de la vida en pareja.

Hay que apoyarse en estos momentos difíciles y disfrutar estar en familia con el nuevo integrante. Es importante comprender que es una parte normal de la transición del embarazo a la vida en familia.